Museos submarinos.

               Cada vez existen más conjuntos de esculturas, restos arqueológicos, pecios y demás objetos que permanecen bajo las aguas que son musealizado, un ejemplo es el Museo Atlántico, situado en la costa de la isla canaria de Lanzarote. Estos espacios alternativos muestran una imagen diferente a la de los museos convencionales además de una experiencia inolvidable para el espectador.

Cabeceramuseoatlantico9
Museo Atlántico de Lanzarote.

Aquí es donde planteamos una cuestión ¿por qué no convertir los restos de los fondos marinos gallegos en  museos? Las aguas gallegas presentan una serie de dificultades en comparación a la de otras zonas, ya no solo por la temperatura, que sería soportable con un buen neopreno, sino que, muchos restos se encuentran en zonas de difícil acceso, con fuertes oleajes, zonas profundas, acantilados… además de eso, el fondo marino gallego es bastante turbio, hay escasez de visibilidad, con lo cual, sería bastante complicado vislumbrar los objetos que estos ocultan.

Además, también habría que tener en cuenta que la mayoría de puntos de fácil acceso ya han sido expoliados y saqueados, como comentábamos en la entrada sobre Rande, y no queremos que lo poco que quede desaparezca. En países como Egipto, donde hay millones de restos sumergidos y ciudades completas, el gobierno no se plantea programar visitas guiadas, ya que supone cierto riesgo, como mencionábamos antes. Los aficionados al submarinismo y los profesionales que se dedican al estudio de estos yacimientos, se encargan de documentar fotográficamente estos peculiares paisajes que semejan sacados de una película de ficción sobre otros planetas.

Museos como el de Lanzarote o el de Cape Tarhankut, en Rusia, son creados artificialmente en zonas estudiadas para su fácil acceso y que no supongan un riesgo para los visitantes. Obviamente siempre tenemos peligro de sufrir accidente, ya sea en tierra firme o bajo el agua, pero hay que procurar minimizarlos.

El Mar Egeo, un barco encallado en la costa de A Coruña desde los años noventa, podría visitarse, puesto que se puede alcanzar a pie cuando la marea está baja, quedando parcialmente sumergido. Desde su colisión e incendio, no se ha visitado su interior, salvo para vaciar sus depósitos, convirtiéndolo en una gran masa de óxidos y peligros para todo aquel que ponga un pie sobre este.

imagen2-mar-egeo-2-corregidoweb.jpg
Mar Egeo.

 Es complicado musealizar objetos que han sido hundidos a causa de catástrofes naturales puesto que vemos que presentan una serie de riesgos para todo aquel que los visite, aun así, los pecios hundidos, o las ciudades desaparecidas en las aguas, siguen atrayendo a muchos forofos de estos magníficos parajes, pero lo idóneo para hacer turismo, es acudir a aquello que han sido concebidos como tal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s