Castro Candaz, la Atlántida del Miño.

No se trata de arqueología submarina, ya que es agua dulce, pero nos pareció un yacimiento de lo más peculiar.

Este otoño pasado, debido a las escasas precipitaciones en Galicia, los embalses se vieron prácticamente vacíos, haciendo emerger de sus profundidades lo que quedara en el olvido de sus aguas.

El castro Candaz, situado en la comarca de Chantada (Lugo), de origen castrense y posteriormente una fortificación medieval; quedó oculto bajo las aguas tras la construcción, en 1963, del embalse de Belesar, el más grande del río Miño. De este modo, cae en el olvido, y en ocasiones extraordinarias sale a la luz, la última en los últimos meses del 2016, y la anterior, entre el 2011 y el 2012, por un drenaje del embalse. Al igual que este castro, existen muchos yacimientos arqueológicos sumergidos a causa de un embalse, en 1959, a raíz de la construcción de la presa de Asuán, en el Nilo (Egipto) muchos monumentos quedaron inundados y otros son reubicados.

Si en otros países pudieron trasladar los restos para que no quedasen ocultos ¿por qué no se hizo en Galicia?

Aun en la actualidad, el patrimonio español es poco valorado, por lo que en 1963, plena dictadura española, las prioridades eran otras. El embalse no solo afectó a los restos arqueológicos, sino que también a pueblos y todas las tierras anteriores a este. La necesidad en la época era conseguir fuentes de energía eléctrica y reservas de agua, con lo cual buscaban la localización más cómoda en la que adaptar la presa, sin tener en cuenta cómo afectaría la inundación del terreno.

1024px-Entrada_Castro_Candaz
Parte de la construcción medieval y camino principal.

Este castro en concreto, nunca ha sido estudiado ni excavado, con lo cual habrá restos en él. La conservación del Patrimonio Cultural subacuático plantea problemas específicos, derivados de la deposición en medios saturados de agua. Asimismo, tras la extracción de los objetos son necesarias una serie de técnicas de conservación, en muchos casos especiales, derivadas de los distintos factores de deterioro. A día de hoy no se cuenta con los suficientes laboratorios de conservación, ni están dotados estos pocos, para tratar los numerosos restos que provienen de los lechos acuosos.

El yacimiento de Candaz, es un paraje que permanece pausado y desapercibido en el tiempo, bajo las aguas del río Miño. Esperemos que algún día sea estudiado, para conocer los secretos que durante tanto tiempo llevan esperando, y que, en las contadas ocasiones que resurge de las frías aguas, genera una gran curiosidad en los amantes de la arqueología y el rico patrimonio gallego.

maxresdefault
Embalse de Belesar lleno.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s